EL AYER SEVILLA LA NUEVA

TRADUCTOR - TRANSLATOR

----
SEVILLA LA NUEVA Y SU HISTORIA  (Autor del libro Sr. Manuel Alonso Quintanilla)




(1) Sevillanovense: Tras ímprobos esfuerzos hemos podido recopilar la historia original de Nuestro Pueblo en este libro; tuyo es, para ti y tus descendientes, y para que dentro de muchos años pueda servir como punto de partida a quien escriba la Historia Moderna de Sevilla la Nueva. La Corporación Municipal.
Prólogo HISTORIA, bella palabra que localiza y sitúa en tiempo y lugar aconteceres, identidades y devenires de la Humanidad en sus más amplios conceptos, geográficos, políticos, religio­sos, arquitectónicos... Historia, la nuestra, la de Sevilla la Nueva — nuestro pueblo — que rompe miticos y tan manidos como inexistentes apelativos como “Sevilleja”, nunca existente en la memoria escrita de los tiempos. SEVILLA... LA NUEVA curtida en centenarios pleitos, man­tenidos por los “Señores de Privilegios” y enviados “de a caballo” en viejos pergaminos a lejanas tierras donde enten­derán de “leyes”. CONDADO ostentado por “Caballeros de Corte” acaparadores de favores reales y títulos de nobleza, entre ellos el de Conde de Sevilla la Nueva. Tierras marcadas por los herrajes de corceles y pollinos, los más de “nobles”, los otros de “vasallos” castellana siem­pre, de origen segoviano, por que sí madrileña, así lo dispu­sieron quienes a Madrid lograron rodear de buena tierra y mejor gente. Historia, la de esta VILLA de SEVILLA LA NUEVA, la nuestra, la que a los sevillanovenses da nombre y engancha hasta quererla de forma permanente, la que nos sitúa en el tiempo y recoge nuestro pasado para desde su conocimiento vivir el hermoso presente, prólogo de un futuro mejor. SEVILLA LA NUEVA.., mi pueblo, el de muchos más y el tuyo si así lo quieres, esta es su historia, no tan intensa como la de infinidad de pueblos castellanos, andaluces, extreme­ños y tantos otros de ésta España nuestra, llena de merece­dores recuerdos, pero es la que nos relata 500 años de esta Villa. Es, al fin y al cabo, la que nos devuelve a la perezosa memoria la dureza de otros tiempos en estas tierras, a cuyos habitantes no sólo debemos reconocimiento, también la elec­ción de este lugar, su nombre SEVILLA LA NUEVA, y sobre todo el que hoy podamos estar hablando de nuestra “HISTO­RIA”.
Angel Batanero Recuero.
Alcalde de Sevilla la Nueva

(1)Agradecimientos:
Sr. Manuel Alonso Quintanilla (Traducción y recopilación Libro Sevilla la Nueva y su Historia)
Excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla la Nueva
Biblioteca del Ayuntamiento de Sevilla la Nueva


ORIGEN Y FUNDACIÓN DE SEVILLA LA NUEVA ( Autor del Libro: Sr.Teo Rojo)(1)

SITUACIÓN DE SEVILLA LA NUEVA. La villa de Sevilla la Nueva está situada al suroeste de la Provincia de Madrid, a 35 km. de la Capital, entre las poblaciones de Navalcarnero y Brunete, de las que dista 7 km. respectivamente. Limita al norte con Villanueva de Perales y con Brunete; al este con Brunete y con Villaviciosa de Odón; al sur con Villaviciosa de Odón y con Navalcarnero; y al oeste con Villamanta y con Villanueva de Perales. Asentada sobre el llamado lomo de Casarrubios, tiene una altitud de 680 metros y una extensión de 25,04 kilómetros cuadrados. Desde la cima donde se asienta, vierte las aguas en arroyuelos de escasa consideración, que ya fuera del término son recogidas por otros arroyos o ríos más cauda­losos que las encaminan hacia las grandes cuencas de los ríos Guadarrama y Alberche. A grandes rasgos su evolución demográfica es la siguiente. A finales de 1544, año de la fundación del lugar, poblaban la zona una docena de caseríos dispersos. Diez años más tarde, en los repartimientos de solares para edificar las casas de los pobladores, sólo hallamos que acuden a poblaría siete u ocho familias. En 1558 las familias ya son catorce. Para el año 1584 son 30 los vecinos (unos 120 habitantes). Cien años después, en 1694, ha crecido a 80 vecinos (cerca de 320 almas). El censo del mar­qués de la Ensenada (1751) nos muestra una seria despoblación, pues sólo hay 21 vecinos (alrededor de 84 habitantes). Un informe parroquial de 1765 nos da la cifra de 30 vecinos (unos 120 habitantes), casi todos muy pobres. El censo de Floridablanca (1786) sólo recoge 144 habitantes. Otro informe parroquial, en 1833, cita 48 vecinos y 171 almas. En 1900 eran 356 los habitantes. En 1950 llegaban ya a 421. Para 1970 se alcanzan los 679. En 1985 son 712. El despegue comienza en los años noventa. En 1995 son 2.446 habitantes y en enero del año 2000 su población alcanza los 3.799.
Texto del Autor Sr.Teo Rojo (1)

En portada: Primera página miniada de la Ejecutoria Real ganada en 1552 por la ciudad de Segovia en contra del conde de Chinchón y la villa de Brunete, por la que se ampara a la ciudad de Segovia para que pueda seguir la repoblación de Sevilla la Nueva y nombrar alcaldes.
PREFACIO Cada pueblo tiene su historia, su pasado, su patrimonio histórico, sus raíces culturales, gastronómicas y folclóricas. También lo tiene el nuestro. Buscar esta historia y ahondar en las raíces de nuestro pasado, que son el origen de nuestro presente, es un deber ineludible al que todo gobernante ha de entregarse con empeño, tanto para rescatarlas del olvido, como para conservarlas con mimo. Porque nuestro pasado y nuestro presente es patrimonio de todos nosotros. A esta triple labor de buscar nuestras raíces históricas, ahondar en ellas y conservarlas con empeño, ha de añadirse una más: hacerlas llegar al vecindario, compartirlas con todos, a fin de que cada vecino pueda conocer de dónde venimos, lo que fuimos en el pasado, y con ese conocimiento sentimos orgullosos de nuestros orígenes, admirar a los que nos precedieron y mostrar respetuoso cariño hacia todo lo que nos transmitieron o nos dejaron. No cabe duda acerca de que con el conocimiento de las cosas propias, de nuestras manifestaciones culturales, de nuestra historia, se genera un compromiso de respeto hacia ellas, tanto porque las comprendemos mejor, como porque adquieren a nuestra vista la condición de símbolo o se convierten en signos de identidad. Así, por ejemplo, una de las razones aludidas en 1545 por el primer grupo de pobladores para fundar Sevilla la Nueva, era la conservación y protección de los bosques que la rodeaban, los cuales estaban siendo talados de forma brutal por vecinos de Pueblos cercanos. Esta noticia histórica entronca con la preocupación medioambiental que hoy día manifiesta nuestra villa, empeño por el que ha sido aplaudida y distinguida tanto por organismos regionales como nacionales. Hoy los sevillanovenses estamos de enhorabuena. Este libro sobre el “Origen y fundación de Sevilla la Nueva “ahonda en el conocimiento de nuestros orígenes, de nuestros inicios. El autor, Teo Rojo, rescata del nebuloso pasado, a través de múltiples documentos, casi todos originales e inéditos, buscados primordialmente en los archivos de Simancas y de Segovia, el nacimiento de nuestra población, que tuvo lugar el día 23 de diciembre de 1544, y sus primeros pasos de recién nacido. Aquí, por las páginas del libro vemos pasar a los primeros pobladores haciendo frente a la adversidad, tensando al máximo el esfuerzo para “hacerse pueblo ~‘, tentando el peligro físico y económico con tal de conseguir alcanzar el objetivo que aquel pequeño grupo de pobladores se había propuesto: fundar una nueva población a la que iban a poner por nombre en el momento de la elección del primer concejo o ayunta­miento “SEVILLA LA NUEVA ‘~. La lucha que sostuvieron, con visión de futuro, para mantenerse unidos y superar el tortuoso camino por el que iniciaban su andadura, con firme voluntad de ser y de permanecer como pueblo, adquiere para nosotros, los vecinos de hoy, la condición de símbolo. He de agradecer al autor, Teo Rojo, unido a nuestra villa desde hace años por lazos familiares y por su asistencia a muchos de los actos culturales y festivos que aquí celebramos, el esfuerzo y el empeño puesto en rescatar las raí­ces históricas de la población. Con este libro aflora del pasado, por medio de su pluma, una parte de nuestro patrimonio histórico, dormido en viejos legajos, que hoy el Ayuntamiento que presido pone al alcance de todo el vecindario para que pueda conocerlo, con el decidido propósito y con la firme convicción de que es el primer paso para identificarse con nuestro pasado, y así respetarlo, cumpliendo así una de las obligaciones que como gobernante del municipio asumo orgullosamente complacido. Pienso que será bueno, además de agradecer al autor el trabajo realizado, que me consta ha sido hecho e investigado con esfuerzo cargado de cariño hacia nuestra villa, recomendar aquí a padres y educadores que traba­jen con el texto de este libro para facilitar a nuestros hijos el conocimiento de sus orígenes, premisa necesaria para que puedan construir con mayor funda­mento y solidez el futuro.
Ernesto Téllez Alcalde de Sevilla la Nueva


SEVILLA LA NUEVA, AÑO 1961(1)















SEVILLA LA NUEVA, AÑO 1993
















(1)Agradecimientos:
Sr. Teo Rojo (Autor del Libro Origen y Fundación de Sevilla la Nueva)
 Sr. Manuel Alonso Quintanilla (Traducción y recopilación Libro Sevilla la Nueva y su Historia)
Excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla la Nueva
Biblioteca del Ayuntamiento de Sevilla la Nueva


PASAR EL MOUSE POR LA IMAGEN

0 Comentarios: :

SUSCRIPCIÓN POR CORREO ELECTRÓNICO
"PARA PODER RECIBIR CONTESTACIONES A LOS COMENTARIOS"
Gracias por tu comentario, espero que sigas pasándote por aquí.

Publicar un comentario